-

Blog

10 novelas sobre abogados que debes leer

El hábito de la lectura debe ser uno de los que todos deberíamos adquirir, junto con comer sano y hacer deporte. Desde mucho tiempo atrás, una de las cualidades que ha distinguido a los más destacados juristas es su amplio capital cultural. Incluso, la distinguida preparación de los abogados en letras y su conocimiento en la cultura les llevó a ser reconocidos ampliamente como “letrados”. Por esta razón y por ser hoy el día internacional del hoy compartimos con vosotros los títulos de algunas novelas, recomendadas por nuestros compañeros, donde el derecho o la abogacía son protagonistas.

Comunication Bureau

Fecha 23/04/2018

El hábito de la lectura debe ser uno de los que todos deberíamos adquirir, junto con comer sano y hacer deporte.

Desde mucho tiempo atrás, una de las cualidades que ha distinguido a los más destacados juristas es su amplio capital cultural. Incluso, la distinguida preparación de los abogados en letras y su conocimiento en la cultura les llevó a ser reconocidos ampliamente como “letrados”.

Por esta razón y por ser hoy el día internacional del hoy compartimos con vosotros los títulos de algunas novelas, recomendadas por nuestros compañeros, donde el derecho o la abogacía son protagonistas.

1. El arte de la Guerra, de Sun Tzu

Justo nuestra primera recomendación no es una novela, sino un libro de textos educativo. Un clásico para muchos estudiantes universitarios, particularmente para los estudiantes de derecho.

Para ganar una guerra, un juicio o un nuevo trato con un cliente; hay ciertos principios milenarios que debes conocer, no todo es casualidad, hay más casualidad por detrás de todo.

2. Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago

¿Qué pasaría en un mundo sin leyes, jueces y abogados? Un pueblo es azotado por una terrible epidemia que convierte a las personas en ciegas. Existe una consigna, todo ciudadano que presente esta enfermedad deberá ser puesto en cuarentena y abandonado a su suerte. Todos los enfermos comienzan a luchar desesperados por conseguir comida y agua como puedan y luchan entre ellos. Este ensayo nos muestra que la Ley del más fuerte siempre reinará en una sociedad sin normas.

3. El Proceso de Cristo, de Ignacio Burgoa Orihuela

Todos sabemos que Jesús murió en la cruz, pero, ¿fue legal el juicio que impusieron en su contra? Ignacio Burgoa, uno de los abogados y estudiosos del derecho más importantes de México, “regresa en el tiempo” y se convierte en el mismísimo abogado de Jesucristo, primero de acuerdo a las disposiciones del Derecho Hebreo y posteriormente su homologación al Derecho Romano.

En esta monografía sinóptica se observan las violaciones que se cometieron en ambos juicios. Se mencionan las múltiples faltas a los principios procesales y el quebrantamiento de la ley por parte de la autoridad.

No es un libro de religión, sino como el propio autor la define, un análisis puramente jurídico acerca de los hechos que ocurrieron hace más de 2.000 años.

4. A sangre Fría, de Truman Capote

Es una novela periodística basada en hechos reales. El 15 de noviembre de 1959, los 4 miembros de la familia Clutter, fueron brutalmente asesinados en Holcomb, Kansas. El asesinato no tiene una lógica, ¿por qué cometer un asesinato a una familia de buenos principios que se dedicaba a la agricultura? Truman Capote, se dio a la tarea de retratar la vida de un pueblo que quedó trastornado con estos acontecimientos, al grado que todos se preguntaban ¿quién será el próximo? La intención del autor no fue mostrar la psicopatología de los asesinos, sino más bien, que el lector pudiera sentir empatía con ellos. Interesante novela perteneciente al género non-fiction-novel, referente para lo que luego se denominó el nuevo periodismo estadounidense.

5. Sherlock Holmes, Sir Arthur Conan Doyle

Las aventuras de este detective hay que leerlas porque la trama es una seguidilla de estrategias y Sherlock Holmes usa un raciocinio interesante de investigación digno de seguir.

6. Matar a un ruiseñor, de Harper Lee

Es una novela gótica sureña basada en hechos reales. La historia está inspirada en sucesos ocurridos en el año de 1936 en el pueblo ficticio de Maycomb, Alabama. La narradora de la novela es Scout Finch, una pequeña niña de seis años de edad que describe como su padre Atticus Finch, decide defender ante los Tribunales Americanos a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Lee describe con tanta astucia los prejuicios raciales y un sistema judicial con ningún tipo de derecho para la población de color, que le hizo merecedora de un premio Pulitzer. Matar un ruiseñor, se convirtió en un clásico de la literatura moderna norteamericana al grado que varios abogados del Southern Poverty Law Center y de la Corte Norteamericana, consideran a personaje Atticus Finch, un héroe popular en los círculos legales como si fuera una persona real.

Matar a un ruiseñor sumerge al lector en una sociedad marcada por la segregación racial y, por lo tanto, regida por un sistema judicial profundamente injusto con la población negra, planteando cuestiones éticas y morales como la igualdad, la libertad o la justicia. La novela describe al estereotipo del abogado por excelencia, un hombre justo que cree verdaderamente en la igualdad y está dispuesto a defenderla contra viento y marea. Una novela que muestra la integridad con la que debe contar todo abogado.

7. Anatomía de un asesinato, Robert Traver

¿Estarías dispuesto a asesinar al hombre que violó a tu esposa?, ¿Estarías dispuesto a ser declarado como un enfermo mental con tal de no ir a la cárcel?

Tras el seudónimo de Robert Traver se escondía John D. Voelker, abogado de gran éxito (en diez años tan solo perdió un caso), fue elegido fiscal del condado de Marquette (Míchigan), paso previo a su nombramiento en 1957 como juez miembro de la Corte Suprema del estado de Míchigan. Paralelamente a su trayectoria judicial, Voelker desarrolló una notable carrera literaria. Entre los diferentes títulos que publicó, destaca Anatomía de un asesinato. Publicado en diciembre de 1956, el libro es una adaptación novelada de un caso defendido por el propio Voelker. La mañana del 31 de julio de 1952, el sargento del ejército de los Estados Unidos Coleman A. Peterson acababa con la vida de Maurice Chenoweth. Peterson afirmó que era una venganza, acusando a Chenoweth de haber violado a su mujer. Voelker se hizo cargo de la defensa de Peterson, logrando que el jurado popular lo declarara inocente.

«He querido describir cómo es realmente un juicio por crimen durante su preparación previa y en el posterior proceso», afirmó Voelker/Traver. Su milimétrica descripción de las partes del proceso y la magnífica investigación y presentación de pruebas, así como las maniobras de abogados y fiscales para influir en la sentencia del juez mediante la oratoria, la convierten en un icono de la literatura jurídico-criminal recomendado, sobre todo, para futuros abogados penalistas Está considerada como la pionera de las denominadas novelas judiciales.

8. Crímenes, de Ferdinand von Schirach

Se trata de un conjunto de once relatos criminales basados en casos reales vividos por un abogado penalista, que profundizan en la naturaleza más salvaje y misteriosa del ser humano. Es altamente recomendable por recoger historias sobrecogedoras, terriblemente macabras y trasladárselas al lector con un estilo pulido y elegante que bucea en las verdaderas razones por las cuales una persona se puede ver impulsada a cometer crímenes atroces. Quizás una de las razones sea el morbo de saber que, en todas ellas, después de todo, subyacen hechos reales (en mayor o menor medida) detrás de los personajes y sus elaborados circuitos psicológicos.

Crímenes plantea el fascinante tema de la escurridiza verdad en los procesos criminales y reflexiona sobre el sentido del castigo, pero por encima de todo, nos habla con proximidad del ser humano, de su miseria y también de su grandeza.

9. Tiempo de matar, de John Grisham

Ocurrió en 1984 en la corte de Hernando, Misisipi. John Grisham, quien llevaba tres años ejerciendo la abogacía, presenció el sobrecogedor testimonio de una niña de 12 años que había sido violada. Fue entonces cuando el joven letrado empezó a preguntarse qué hubiera pasado si el padre de la víctima hubiera decidido asesinar a los agresores. A partir de esa premisa inició la redacción de su primera novela, Tiempo de matar.

En Clanton, un pequeño pueblo de Mississippi, los delitos tienen distinto valor según la raza del culpable. Cuando Carl Lee Hailey mata a tiros a los rufianes que violaron a su hija de diez años, los habitantes de la zona –indignados al principio por la suerte de la pequeña, pero inmersos después en una espiral de violencia racista– pretenden llevarse por delante todo lo que obstruya su particular noción de justicia. El encargado de defender a Hailey es el inexperto abogado Jake Brigance. Tiene un caso entre manos que puede impulsar su carrera o destrozarla por completo. Pero, con la confusión que reina en Clanton, también es uno de esos casos del que puede derivarse la muerte de un joven letrado blanco. En esta febril novela judicial, Grisham sondea las profundidades de la violencia racial y pone en relieve las incertidumbres de la justicia en un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos.

¿Quién no ha leído a John Grisham?

10. El proceso, de Franz Kafka

“Alguien debió de haber calumniado a Josef K., porque sin haber hecho nada malo, una mañana fue detenido”, así empieza la novela inacabada de Franz Kafka El proceso, publicada de manera póstuma en 1925 por su amigo y editor Max Brod. Leer a Kafka nunca es fácil, pero si se consigue descifrar el alcance de sus novelas, estas acaban dejando un poso intelectual altamente gratificante. El proceso nos sitúa frente a la angustia de Josef K., un gerente bancario subyugado a un proceso judicial por un hecho que desconoce. Josef K. está detenido, pero puede seguir llevando una vida normal siempre que declare ante un tribunal (del que tampoco sabe cuándo ni dónde se reunirá) que está conformado por una nómina de jueces y abogados que saben incluso menos que el propio Josef sobre el hecho del que deben fallar. Paradigma de la pesadilla kafkiana, El proceso es una encriptada pero feroz denuncia a la burocracia y a los regímenes opresores.

Deseo suscribirme al newsletter

Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra política de cookies.